Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Negre: un blanco con alma de tinto

30 enero, 2019

Es como mínimo apasionante descubrir las antiguas técnicas de vinificación que se han estado utilizando, en los últimos 200 años, en la finca en la que se asienta la bodega valenciana Vinya Alforí. Una de las técnicas de arraigada tradición en la finca es fermentar vinos de variedades blancas como si de un vino tinto se tratase, es decir, el mosto fermenta junto a sus hollejos lo que da como resultado vinos muy particulares. Así nace Negre, un blanco que, además de ser tratado como un tinto, ha reposado 12 meses en barrica y que sólo se producirá las añadas excelentes, siendo 2017 la primera con un total de 650 botellas.

 

En Vinya Alforí hemos querido volver a utilizar esta técnica de nuestros antepasados, aprovechado la solera de conocimientos con la que cuentan y aplicando nuevas técnicas de elaboración más modernas que permiten obtener resultados más satisfactorios. 

La parcela elegida para desarrollar esta nueva línea de vino se sitúa al este de la bodega y a escasos 100 metros de distancia. Está plantada de viñas de la variedad macabeo asentadas en un suelo franco-arenoso y pedregoso que permite que la vid tenga una buena regulación del vigor. La elaboración empieza con una vendimia manual en cajas de 12 kilos y rápidamente introducen la uva en una cámara frigorífica para poder bajar la temperatura hasta 0ºC durante 24 horas. 

Tras el despalillado y un suave estrujado, se fermenta en pequeños depósitos abiertos controlando la temperatura y realizando ligeros y constantes bazuqueos, de forma manual, para asegurar el contacto del mosto con los hollejos y favorecer la extracción de aromas y taninos. 

Después se reposa el vino unos 12 meses, en un depósito de hormigón. Como resultado se obtiene un vino con aromas fermentativos y propios de la crianza. 

En boca presenta un agradable tanino y equilibrada acidez,  lo que hace que sea un vino muy apropiado para acompañar un gran número de platos. Un vino gastronómico y amplio en sus posibles armonías, que van desde arroces hasta platos de alta gastronomía.

Fruto de esta rescatada e ilusionante forma de elaborar vinos nace su nueva creación, que la firma denomina Negre de Vinya Alforí. Nombre que mucho tiene que ver con la forma de elaborar este peculiar vino ya que el término “Negre” hace referencia a vino tinto en valenciano.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Negre: un blanco con alma de tinto

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.