Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

PORTLAND, del grano al vaso

28 octubre, 2016

5b_portland_161028-02

José Antonio López
Llego a la hora que están montando la terraza. Son las 18:30 h y ya hay parroquianos esperando en la puerta para pasar un rato agradable con una buena compañía y una selecta cerveza artesana.

PORTLAND nació como cervecería pero ha ido ampliando su oferta y, ahora, es un restaurante típico pero de alta calidad. Es, sin duda, un trocito de América en Valencia.

Mauricio es el responsable de este “centro de amistad”. En California y en Oregón, de donde viene, estudia para ser maestro cervecero. Desde muy joven se inclinaba por la creación de sus propias cervezas y no ha parado hasta ahora que está a punto de ampliar su fábrica.

Estudios y prácticas. Más de un fracaso y muchas más satisfacciones. No es un camino de rosas, pero es un recorrido cervecero que no para de darle alegría.

Toda la familia se viene a Alicante y reclaman a Mauricio. Alguien le dice que “es imposible tomar una cerveza como en Oregón” y Mauricio se pica y se propone demostrar que la buena cerveza se toma en todas partes “si está bien hecha”.

“Encuentro este local en Valencia y me entusiasma. El problema es que había que crearlo de la forma que yo había soñado. Por una parte el local, por otra la cerveza. Me puse manos a la obra”.
El local es una preciosidad hecha con madera de Oregón y con un solo artista, el propio Mauricio.

5b_portland_161028-04

“Tardé un año y medio en hacerlo. Incluso en Navidad trabajé las horas que fueron necesarias para acabar cuanto antes. Toda la madera, todos los detalles son de Oregón. Las puertas y algunas cosas más, recicladas. Es un local acogedor con aire montañés de Alaska y, sobre todo, muy americano”.

Los vecinos compartieron ese tiempo apoyando al “joven soñador”, le hicieron parte de “todos y cada una de las familias”. Mauricio está agradecido y, cada día, esos vecinos que le apoyaron son parte de su extensa clientela.

“Aquí nos juntamos de todas las nacionalidades, no hay distinciones ni clases. Si te gusta la buena cerveza, entra y disfruta, lo demás sobra. Ven a divertirte y a olvidar problemas”.

Y empieza el desfile de sus cervezas IPA, AMBER, ORANGE VHEAT… sabores que sorprenden y atrapan… y es aquí donde sale el maestro cervecero, posiblemente uno de los primeros en estos niveles, y comienza a contar las características de cada cerveza, sus componentes, las… le pido que pare, por favor. Volveremos en otro momento para hablar de ello, hay material.

Mauricio acepta mi propuesta, pero me coge la palabra. Está satisfecho con lo que ha hecho, lo que está haciendo y lo que hará en su nueva fábrica.

Está ilusionado como el primer día.

Tal vez por lo que le he dicho de posponer más información, es por lo que se levanta y vuelve de la cocina con unas alitas que captan la atención de propios y extraños.

La cocina empieza a funcionar. “Había que tener una oferta en cocina porque se nos quedaban cortas las hamburguesas, los perritos y este tipo de cosas. Ahora tenemos más de 27 propuestas que van desde las ensaladas hasta carnes, pescados, postres…”.

Todo producto muy fresco “tanto que la mayoría de las verduras vienen de mi huerto”.

Y vemos salir los Nachos, las Quesadillas, las Chiken Wings o Chili Cheese Fries. Siguen rodando las IPA, AMBER Y ORANGE WHEAT. Ahora son los clientes los que me quieren hablar de las bondades de la cerveza.

Jalapeño Burguer, Cajun Burguer, Hunters Chiken Sandwich… y vamos a por las alitas que estaban esperando y que, con tanto ajetreo hasta vuelven a volar.

5b_portland_161028-03

Hay expectación y no sé por qué. Nuestra mesa está llena de nuevos amigos expectantes. Me llevo la primera alita a la boca y estallan las risas por parte de la mesa y estalla el picante en mi boca que me deja con los labios para soplar y los ojos para llorar.

“Y eso que no es la más picante” pues vaya, la próxima que la metan en la caja fuerte.

Seguimos con la cerveza y con una ambiente sano y alegre que continuó después de mi marcha. Me fui contento. Tengo nuevos amigos.

Vale la pena que conozcan, si aún no lo han hecho, PORTLAND ALE HOUSE está en la calle Salamanca, 13. Abre por las tardes.

No se olviden de saludar a Mauricio.

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en PORTLAND, del grano al vaso

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.