Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Vittore, un siglo fiel a la cita con la hora del Vermú

14 julio, 2016

historico_anuncio61-1

El vermouth vuelve a estar de moda. Pudimos comprobarlo la pasada semana con el notable éxito del artículo sobre un local que lo trabaja con ahínco: Vermúdez. Pues bien, hay un producto en el sector bodeguero del Levante español por el que no pasan los años. Vittore lleva más de un siglo acudiendo fiel a la cita de la hora del Vermouth, una tradición muy arraigada en la Comunidad Valenciana, especialmente en Valencia capital, y a través de la cual encontramos historias de esas que calan. De las que te transportan a tiempos que se antojan lejanos, que te arrancan sonrisas con recuerdos en los que brindan con nosotros seres queridos. Recuerdo a mi abuela y sus cuatro hermanas, en el Cabanyal, acudiendo con garrafas a bodegas que aún hoy son míticas.

Corría el año 1904 cuando la bodega Cherubino Valsangiacomo elaboró la primera botella de vermouth. Los orígenes suizos de la familia esconden una receta mágica que ha sido capaz de adaptarse al Mediterráneo, principalmente porque éste y el rincón suizo de origen de la familia, comparten una inmensa variedad de hierbas aromáticas. Eso, y el cariño puesto en cada botella de Vittore.

vittore_tinto1

En 2011, tras más de 100 años de vida del vermouth, la quinta generación decide volver a los orígenes del producto elaborándolo con la fórmula ancestral que en su día ideó Don Benedetto Valsangiacomo.

El vermouth Vittore ha competido y ha salido victorioso en las catas a ciegas comparativas con los vermouths de otras casas de afamado nombre. Incluso algunos catadores, lo han clasificado como uno de los mejores vermouths rojos que existen en el mundo.

Su ficha de cata reza: Color brillante ámbar oscuro con destellos yodados. Aromas balsámicos de hierbas mediterráneas como hinojo, manzanilla y tomillo, acompañado del dulzor de la vainilla, regaliz y la frescura de los cítricos. Entrada en boca con equilibrio de acidez y dulzor. Gusto a canela, vainilla, regaliz y clavo. Agradable final de hierbas amargas. Sabor largo y persistente.

Así es Vittore, que cuenta también con un hermano bianco y que en breve, tal y como nos comentaba Carlos Valsangiacomo, recibirá la llegada de un hermano mayor, en forma de Vermouth Reserva. Y es que hay veces, tal vez demasiadas, en las que nos rendimos a productos que vienen de fuera cuando los tenemos mejores en casa.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Vittore, un siglo fiel a la cita con la hora del Vermú

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.