Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Llevar la comida saludable a los centros de trabajo que simbolizan lo contrario

20 diciembre, 2018

David Blay Tapia
Quien haya trabajado en un centro de negocios o un polígono industrial, tendrá sin duda tres sensaciones: que es el ambiente menos saludable y edificante para ejercer una profesión, que cada vez menos hay un culto a la buena comida y a la (necesaria) pausa de mediodía para reponer fuerzas y que, de haber locales culinarios, estos son casi siempre sitios donde importa mucho la cantidad o el precio.

Sin embargo, existe una ola social creciente en torno a la salud y la buena alimentación. Hasta el punto de que muchas empresas van a comenzar a premiar a sus empleados por hacer deporte o están instalando ya en sus propias oficinas opciones que permitan realizarlo allí.

Como siempre suele pasar con una idea revolucionaria en un sector concreta, ésta suele venir de alguien ajeno. Por la sencilla razón de que ve con una perspectiva diferente las posibilidades de negocio, en lugar de caer en los muchos tópicos endogámicos que llevan a grandes ideas gastronómicas a sobrevivir mucho menos del tiempo esperado.

Fue así como dos personas del sector de la ingeniería derivaron, en plena crisis, en servicios de impresión y digitalización frente a las imprentas tradicionales. Y consiguieron la estabilidad suficiente como para viajar por todo Estados Unidos en busca de franquicias que pudieran mejorar su capital inicial.

Tras haber vivido en Guayaquil, Panamá, Caracas, Boston y Miami, hace poco más de tres años aterrizaron en Valencia. Y conocedores del mundo  industrial pero ya metidos en el sector de la alimentación, decidieron poner en marcha una idea que hacía tiempo les venía rondando la cabeza.

Ecomoments no pretendía ser un restaurante ecológico, saludable y de proximidad. O al menos, no solo eso. Debía ser sostenible desde en los materiales usados, cercanos para no generar huella de carbono, hasta en la energía,  bajo los criterios internacionales LEED. Y en el Parque Tecnológico de Paterna, tras reformar una antigua oficina, abrieron su primer establecimiento antes del verano.

Hoy, apenas seis meses después, tienen cola a primera hora para tomar el café especial que sirven, siempre en vasos biodegradables. Casi siempre se les acaban las tostas de pan de trigo sarraceno con aguacate y tomates secos o las de salmón. La gente acude a almorzar productos que no son fritos ni en conserva, porque el espacio es tan reducido que casi les obliga a comprar al día. Y en las comidas no solo se han unido a la moda del poké, sino que ofrecen Arroz La Perla o platos típicos en función de cómo van cambiando las estaciones.

Es por ello que hay una previsión de crecimiento a siete años vista de más de 20 franquicias entre España y Portugal. Al tiempo que ya comienzan a servir caterings directamente a empresas, siempre con vehículos eléctricos.

Y han entrado además en una semana de reconocimiento internacional, puesto que su logotipo creado por el estudio valenciano Vibra Agency acaba de ganar el premio CLAP platino a la mejor marca en Iberoamérica.

Una vez más, gente con opciones de vivir en cualquier lugar del mundo elige Valencia. Y no solo desde el punto de vista personal, sino también desde el que considera el enclave como idóneo para expandirse a nivel nacional e internacional.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Llevar la comida saludable a los centros de trabajo que simbolizan lo contrario

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.